Cenderláser cumple más de 30 años cuidando la piel

La clínica ofrece las técnicas más avanzadas en el cuidado y tratamiento de epidermis.

María Teresa Gutiérrez Salmerón y Valentín García Mellado, a la derecha, con más personal de la clínica. - 25 años cenderlaser.

GRANADA. Cuidado de la piel. Eso es lo que hacen de manera muy eficaz en Cenderláser. Valentín García Mellado, entonces jefe de Dermatología del Hospital Virgen de las Nieves, y María Teresa Gutiérrez Salmerón, profesora titular de Dermatología y médico adjunto de Dermatología del Hospital Clínico Universitario, un matrimonio de dermatólogos que iniciaron su andadura profesional hace ya mucho tiempo.
«Una vez pasada la primera etapa de la educación de nuestros tres hijos, decidimos dedicar una parte de nuestra actividad a la consulta privada. Abrimos nuestra primera Clínica a la que llamamos Clínica Dermatológica, simplemente con nuestros nombres. En la década de los 80, en nuestras numerosas asistencias a congresos, nos llamó la atención, en las reuniones anuales de la Academia Americana de Dermatología, la irrupción de nuevas e interesantes tecnologías en la terapéutica dermatológica, sobre todo el desarrollo de diversos láseres que posibilitaban el tratamiento de patologías dermatológicas hasta entonces de difícil solución: láseres de rejuvenecimiento, depilación, tratamiento de patología vascular, eliminación de manchas...», relatan.


Hace ahora más de 30 años decidieron incorporar estos láseres, totalmente novedosos y poco conocidos en España a la clínica. Fue entonces cuando ampliaron instalaciones, adoptando el nombre de Cenderláser.

Comenzaron con láser de rejuvenecimiento seguido de los láseres para depilación y tratamiento de patologías vasculares y eliminación de manchas. Posteriormente añadieron la luz pulsada y los modernos láseres fraccionados para rejuvenecimiento y eliminación de cicatrices.
En la actualidad lo integran tres médicos, dos de ellos dermatólogos, Valentín García Mellado, María Teresa Gutiérrez Salmerón y una médico general, Carmen Ruiz Baena, a quien, tras una completa formación, hicieron responsable del láser de depilación y a la que consideran de las mayores expertas en esta materia. Además, en la clínica trabajan una enfermera, una auxiliar de enfermería y secretaria.
En Cenderláser se dedican al cuidado y tratamiento tanto de la piel enferma como de la piel sana. Respecto a la piel enferma tratan todas las patologías dermatológicas, tanto aquellas que pueden poner en peligro la salud del paciente como otras que pueden ocasionar molestias más o menos importantes o repercutir estéticamente.
Así, tratan tumores cutáneos benignos y malignos y disponen de la tecnología más avanzada tanto para el diagnóstico precoz del melanoma, el cáncer cutáneo de mayor malignidad y cuya solución sólo es posible tras un tratamiento en su fase inicial, como para el seguimiento de aquellos nevus (lunares) que pueden transformarse en melanomas.
Entre los tratamientos dermatológicos más solicitados destacan el acné, de gran repercusión psicológica en los jóvenes, la psoriasis, dermatitis atópica, rosácea y dermatitis de contacto... Las alopecias constituyen uno de los motivos de consulta más frecuentes, tanto en la mujer como en el varón y precisan de un amplio conocimiento dermatológico para su tratamiento. «Precisamente el tratamiento de las alopecias ha avanzado en los últimos años debido a su mejor conocimiento, lo que ha posibilitado el empleo de modificadores de respuestas hormonales, actores que influyen en el crecimiento del cabello...», destacan desde la clínica. En cuanto a la piel sana, partiendo de la base de la gran importancia que ha adquirido en los últimos años el aspecto externo, los tratamientos más demandados son los que conducen a mejorar este aspecto.
En ocasiones los pacientes sólo acuden para consejo cosmético y este consejo parte de una exploración cutánea especializada para indicar los cosméticos más adecuados al tipo de piel y posibles patologías asociadas. «En caso de presentar un envejecimiento establecido, podemos emplear de forma única o combinada, el amplio arsenal terapéutico que en la actualidad disponemos: Peelings, toxina botulínica, rellenos, hilos tensores, láser... A veces es necesario combinar láseres especiales o luz pulsada para tratar lesiones vasculares, como cuperosis, manchas cutáneas, cicatrices o también para el rejuvenecimiento cutáneo global», detalla María Teresa Gutiérrez Salmerón.
«Lógicamente la investigación es la base de los avances de la Medicina en general. Han sido numerosos nuestros trabajos de investigación desarrollados tanto en los Hospitales Virgen de las Nieves y Clínico como en la Facultad de Medicina y que se vieron plasmados inicialmente en nuestras propias tesis doctorales y, a lo largo de los años en numerosas comunicaciones a congresos, publicaciones en revistas nacionales e internacionales y dirección de tesis doctorales. 
Protección
«En los últimos años los dermatólogos hemos conseguido concienciar a la población sobre los riesgos de la exposición solar, el modo de protegerse de la misma y la conveniencia de exámenes dermatológicos periódicos que permitan el diagnóstico precoz del cáncer cutáneo.
Por supuesto, también acuden buscando la solución de todos aquellos problemas dermatológicos que antes hemos mencionado y que constituyen la base de nuestro quehacer diario», cuentan desde la clínica. En Cenderláser están al tanto de los últimos avances y de las nuevas tecnologías y las irán incluyendo en su arsenal terapéutico ¿Es caro cuidarse dermatológicamente? «Está claro que no: la base del cuidado dermatológico reside en una protección solar y una buena hidratación. Para ello sólo se precisa un estudio cutáneo hecho por el dermatólogo que permita el consejo terapéutico del que partirá el empleo de cosméticos hidratantes, adecuados a cada tipo de piel, al que añadiremos los productos de tratamiento dermatológico que precise o demande cada paciente: para rejuvenecimiento, para manchas, exfoliación... Con ello conseguimos mejorar notablemente el aspecto de la piel y resulta mucho más eficaz y más económico que las cremas de alta cosmética. A partir de ahí, y ya con una mayor inversión, pero no excesiva, según las peticiones y/o necesidades de los pacientes añadiremos peelings, toxina botulínica, rellenos...».
En la actividad empresarial Gutiérrez Salmerón añade que «afortunadamente nuestro personal auxiliar nos facilita enormemente la gestión, para la que nosotros, volcados en nuestro trabajo dermatológico, somos ‘algo descuidados’. De ahí nuestro enorme agradecimiento a sus trabajo».