Nuevas aplicaciones del botox

Nuevas aplicaciones del botox

Aunque el botox ya se conocía en el ámbito médico, fue hace unos años cuando despertó interés entre el público general como tratamiento contra el envejecimiento. Desde ese momento, con la toxina botulínica se han conseguido grandes avances en estética, pero no se deja de innovar y ahora le toca el turno a la nariz y la mandíbula.

1. Orígenes del botox en el campo de la estética

2. Aplicaciones clásicas

3. Usos innovadores

3.1. Estética

3.1.1. Nariz

3.1.2. Mandibular

3.2. Salud

4. Contraindicaciones y efectos secundarios

5. Consejos

1. Orígenes del botox en el campo de la estética Botox.

Actualmente, el botox tiene gran éxito y se ha convertido en una de los tratamientos cosméticos más demandados. Hace más de 30 años el botox ya se utilizaba como tratamiento para corregir problemas oculares como el estrabismo y fue en una de estas consultas, donde se observó la peculiaridad de la toxina botulínica en la eliminación de arrugas y líneas de expresión.

En 1987, una oftalmóloga canadiense, Jean Carruther, aplicó botox a uno de sus pacientes para solucionarle una contracción en un párpado y el resultado fue impresionante, pues además de acabar con el problema, le desaparecieron las arrugas que se forman en el entrecejo y las patas de gallo. Carruther tardó poco en contarle lo sucedido a su marido (cirujano estético) y tres años después hicieron público el hallazgo.

Actualmente, el botox tiene gran éxito y se ha convertido en una de los tratamientos cosméticos más demandados. Concretamente en EEUU es el preferido, por delante de otros procedimientos como los rellenos, lifting o láser.

Por ahora, son las mujeres las más preocupadas por su aspecto físico y las más interesadas en el rejuvenecimiento a través de esta técnica, pero no es secreto que cada vez más hombres reclaman servicios de este tipo.

2. Aplicaciones clásicas

El botox es un tratamiento médico sencillo e indoloro que consiste en la aplicación de microinyecciones de toxina botulínica en ciertos músculos con el fin de relajarlos y conseguir que la contracción disminuya y que las arrugas y línea de expresión desaparezcan.

En menos de 30 minutos, un dermatólogo o cirujano clínico especializado en esta técnica, realiza el botox de manera segura y con buenos resultados. El efecto clínico comienza a observarse alrededor del cuarto días y es completo en torno a la semana.

Su duración suele ser de entre 4-6 meses aproximadamente, dependiendo de la zona y de la persona. Luego la toxina botulínica irá perdiendo su actividad hasta desaparecer.

Los primeros usos del botox se centran en los dos tercios superiores de la cara: frente, región glabelar (entrecejo), finas arrugas perioculares (patas de gallo) y arrugas de la frente. En todos estos casos, el objetivo es eliminar las arrugas y líneas de expresión y los resultados son satisfactorios.

También el botox está indicado para el cuello. A partir de los 35 años pueden comenzar a aparecer arrugas en la parte superior del cuello que van haciéndose cada vez más notables con el paso del tiempo. Se trata de bandas laterales en forma de V y arrugas horizontales propias del envejecimiento de la piel.

3. Usos innovadores

Actualmente las aplicaciones clásicas siguen siendo las más demandadas porque, entre otras cosas, son las más conocidas pero han aparecido nuevos usos del botox que están ayudando a corregir algunas partes del rostro.

3.1. Estética La nariz y la zona de la mandíbula son las áreas novedosas de aplicación del botox. Con estos tratamientos se mejorarán los rasgos del envejecimiento, propios del paso del tiempo y se potenciará una sonrisa sensual.

3.1.1. Nariz

- Corrección de las llamadas ?líneas de conejito?. Son las líneas horizontales en la parte superior y caras laterales de la nariz, que pueden desaparecer inyectando toxina en los músculos oportunos.

- Corrección de la punta nasal. A algunas personas, al sonreír la punta de la nariz tiende a descender y a acortarse el labio superior por la acción del músculo depresor del tabique nasal. La solución está en inyectar botox en la punta, pero también puede obtenerse mejor resultado si se combina con material de relleno en la punta o en el dorso.

- Corrección de sonrisas gingival. Se supone que la sonrisa más estética es aquella que muestra únicamente los dientes pero hay personas que al sonreír enseñan las encías y esto puede solucionarse inyectando pequeñas cantidades de botox en el músculo elevador del labio superior.

- Corregir el aleteo nasal exagerado al sonreír, mediante inyección de botox en el ala nasa.

3.1.2. Mandibular Uno de los primeros signos de envejecimiento que se detectan en el rostro es la pérdida de definición del ángulo mandibular por culpa de la diferente evolución de la piel y el músculo local.

La piel se vuelve flácida por el adelgazamiento de la epidermis y la alteración de las fibras de colágeno y elastina que la sostiene y los músculos pierden tonicidad. Con la inyección de pequeñas dosis de toxina botulínica en puntos estratégicamente seleccionados se consigue redefinir el ángulo de la mandíbula.

3.2. Salud Aunque la toxina botulínica es sobre todo conocida por su amplia utilización en tratamientos estéticos, también ayuda resolver otros problemas de salud. En este ámbito, el producto ha supuesto una verdadera revolución en el tratamiento de la hiperhidrosis (sudoración excesiva).

Mediante la administración intradérmica profunda en la zona afectada ya sea axilas, plantas de pies y palmas de las manos, se logra una disminución importante de la cantidad de sudor, aproximadamente de un 70% en axilas y un 40% en palmas y plantas. Su éxito se debe a que la toxina botulínica bloquea también las fibras parasimpáticas de las glándulas sudoríparas.

4. Contraindicaciones y efectos secundarios

El botox está contraindicado en personas que sufran determinadas enfermedades musculares, hipersensiblidad a componentes de Botox, individuos en tratamientos médicos que influencien la transmisión neuromuscular (anestésicos, aminoglucósidos, miorrelajantes), que tomen medicación con efectos anticoagulantes? No obstante será el profesional el que asesore al interesado en someterse a este tratamiento.

No está contraindicado, pero tampoco es recomendable utilizar la técnica con fines estéticos en menores de 20 años (aunque ya es raro que haga antes de los 30 porque es a partir de esta edad cuando se hacen visibles las primeras líneas de expresión) y en mayores de 60. Las embarazadas también deben prescindir de su uso.

Como resultado de las infiltraciones pueden aparecer dolores e cabeza en las 24-48 horas siguientes al tratamiento y pequeños hematoma en alguno de los puntos de inyección, que desaparece tras unos días.

5. Consejos

El resultado depende de la técnica, y ésta se basa en el perfecto conocimiento de la anatomía, por eso, es imprescindible que sea llevada a cabo por un experto en la materia. Los interesados deben asegurarse de que están en buenas manos antes de exponerse a este tratamiento.

Si se hace mal se puede llegar a paralizar el músculo con la consecuente pérdida de expresividad en el paciente. Es necesario que el profesional conozca bien la anatomía y sepa como funciona para evitar problemas de asimetrías (una ceja más levantada que otra, arruga muy pronunciada en la nariz) o irregularidad en la cara.

El 16 de febrero de 2004 la Agencia Española del Medicamento aprobaba el uso del botox y en entre las pautas a seguir exigía a los profesionales que administraran la toxina botulínica con indicación estética que informaran al paciente adecuadamente sobre el objetivo del tratamiento, el procedimiento de administración, los beneficios esperados y la duración del efecto, así como de las incomodidades y riesgos que pudieran derivarse de su aplicación.

Durante las cuatro horas posteriores a la aplicación, el paciente no debe apoyarse ni restregarse la zona tratada para evitar que el medicamento inyectado se difunda hacia zonas no deseadas.

El efecto comienza a observarse alrededor del cuatro días y es completo en torno a los diez, por tanto, aquellas personas que tengan en mente asistir a un acto social, deberá realizarse el tratamiento con un mes de antelación para que el efecto botox se note y para que hayan podido desaparecer el hematoma en caso de que los salieran.

Carmen Moreno Santiago Con la colaboración de la Dra. María Teresa Gutiérrez Salmerón Dermatóloga del Hospital Clínico de Granada y miembro de la Academia Española de Dermatología

Fuente: Puleva Salud

Imprimir Correo electrónico

CONTACTANOS

Avenida de la Constitución (esquina Avda de los Andaluces)
18014 GRANADA
Tlf. 958 27 99 87
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.